sfgdgdr

ASISTENTES DE VOZ: LA NUEVA REVOLUCIÓN DEL AUTOMÓVIL

Innovacion 1 Jul 2020

El último en llegar a España ha sido Amazon con su  Echo Auto, dispositivo que lleva a Alexa al coche. Las empresas tecnológicas y las marcas de automóviles compiten por ofrecer los mejores sistemas, conscientes de la importancia que tienen para un público que demanda que su coche forme parte de su ecosistema digital . Para un 60% de los consumidores, estos sistemas influyen en la decisión de compra de un coche (según un estudio de Voivebot y Carence, de enero 2020).

Nos hemos acostumbrado a usar la voz para usar funciones del teléfono, el ordenador, en altavoces inteligentes y cada vez más en el coche. Y es que el automóvil es uno de los escenarios donde resulta más práctica para el usuario, porque un conductor tiene ocupadas las manos y la vista mientras conduce, y maneja una máquina con decenas de funcionalidades.

Los asistentes de voz están ayudando a manejar el coche con más seguridad y a acceder de un modo sencillo a contenidos digitales. Estos sistemas se están expandiendo rápidamente y llegando a todas las marcas y segmentos. De hecho, en Estados Unidos hay más usuarios totales y usuarios activos mensuales de asistentes de voz en el coche que en altavoces inteligentes; y más del 50% de los adultos de EE. UU y un 49% en Europa han probado con asistentes de voz en el coche. Prácticamente todos los conductores (95%) utilizará un asistente de voz en los próximos tres años, según un estudio realizado por el Instituto de Investigación de Capgemini.

Conoce AQUÍ el renting de ARVAL para empresas y su revolución digital 

Un poco de historia

Hablar con el coche fue una de las primeras soluciones interactivas de voz ofrecidas a los consumidores. Sucedió en 2001, cuando Jaguar incorporó en el S-Type un sistema que permitía controlar diversas funciones de ese modelo a través de órdenes vocales. Esta tecnología se fue desarrollando, pero no acabó de conquistar a los consumidores por la rigidez sintáctica de las órdenes permitidas y la mala calidad de compresión del sistema, que provocaba frustración entre los conductores.

Más de una década después, los smartphones comenzaron a ofrecer una tecnología más desarrollada (Siri y Google Assistant), que a través del machine learning, la inteligencia artificial y la conexión a internet, permitían mucho más que reconocer órdenes sencillas. La tecnología evolucionó hacia verdaderos asistentes virtuales, que entienden el lenguaje natural y son capaces de interactuar con el usuario.

¿Ya conoces nuestra app MY ARVAL? ENTRA AQUÍ 

Esta tecnología también llegó al hogar con los altavoces inteligentes, como el Amazon Echo con el asistente virtual Amazon Alexa. Y, como era de esperar, también dio el salto a los coches. Primero surgió la posibilidad de conectar el smartphone al coche, vía Bluetooth. Luego llegaron las aplicaciones Apple CarPlay, Android Auto, Amazon (e incluso AliGenie, de Alibaba para China) y los asistentes de voz de diferentes marcas de coches, que cada vez son más sofisticados. Amazon también ha llevado a Alexa al automóvil a través de una app y del dispositivo Echo Auto, con conexión Bluetooth.

De esta forma, en esta “batalla” por ganarse la aceptación de los usuarios están, de un lado, empresas tecnológicas con sistemas transversales para la mayoría de los modelos de coches; y por otro, los propios fabricantes, con sus sistemas exclusivos, entre los que destacan asistente virtual MBUX de Mercedes-Benz y el BMW Intelligent Personal Assistant. Para las marcas de coches es una cuestión estratégica, pues será una importante fuente de ingresos por servicios conectados, además de una forma de reforzar la relación y fidelizar a sus clientes.

gergr

Diferentes sistemas y diferentes usos

Según ese mismo estudio, la forma más común de que los consumidores accedan a un asistente de voz mientras conducen es la solución que viene incorporada en el coche (un 32%). Usar el teléfono inteligente asistente a través de una conexión Bluetooth, es la siguiente, con un 30,5%. Emplear Siri o CarPlay desde el sistema del coche es la solución elegida por el 26,7% de los usuarios.

La forma de emplear un asistente de voz en el coche difiere de cómo lo hacemos en un smartphone (poner música) o en altavoces inteligentes (realizar preguntas). La orden vocal más usada mientras se conduce es para hacer una llamada de teléfono, preguntar direcciones, navegar a un destino, enviar mensajes de texto, reproducir música, hacer preguntas de conocimiento general o sobre el clima, encargar comida o buscar un producto y navegar hasta el lugar más cercano donde está disponible.

Es curioso que la gente emplee menos estos sistemas para controlar funciones del coche como la climatización o los limpiaparabrisas, posiblemente porque su accionamiento manual es sencillo y un comportamiento adquirido que cuesta cambiar.

Leer más Show less