renting nomina

¿Cómo afecta tener un coche de empresa en la nómina?

No todos los coches de empresa tienen por qué ser coches en nómina. Existen diferentes formas de declarar el uso de un vehículo como herramienta de trabajo, y determinados derechos y obligaciones derivadas de la modalidad escogida.

 

La aparición del renting como alternativa de movilidad en un negocio genera ciertas dudas entre empresarios y empleados. Sin embargo, a efectos tributarios no es tan distinto a lo que sucede cuando se trata de un coche de empresa en propiedad.

Left column
aparecer en nómina un coche de empresa

¿Cuándo debe aparecer en nómina un coche de empresa?

Algunas empresas necesitan disponer de un vehículo o de una flota de vehículos para desarrollar su actividad. Normalmente esta necesidad se resuelve de dos formas: mediante la compra del vehículo o a través del renting, una fórmula de alquiler con costes reducidos.

En cualquiera de los dos casos, la empresa puede hacer uso de ese vehículo de dos maneras:

  • Reservando su uso exclusivo a la actividad empresarial. Es decir, el coche se utiliza durante el horario laboral y para cuestiones estrictamente relacionadas con el trabajo.
  • Como vehículo de empresa y como vehículo de uso privativo para el empleado, que podrá utilizarlo personalmente fuera del horario laboral.

Es en este segundo caso cuando el coche pasa a ser un coche de empresa en nómina.

Right column
Coche de empresa como retribución en especie

Coche de empresa como retribución en especie

Cuando se le ofrece al trabajador la posibilidad de utilizar un vehículo de empresa con uso privativo, se considera una retribución en especie. Conforme a lo que se establece en la Ley sobre IRPF, se trata de una contraprestación o utilidad que surge de la relación laboral, por lo que debe imputarse también como rendimiento íntegro del trabajo en la categoría correspondiente de la nómina.

 

El renting de vehículos entra también en esta categoría. En cualquier caso, se trata de retribuciones en especie contempladas y limitadas por el Estatuto de los Trabajadores: nunca podrá ser superior al 30 % de las percepciones salariales del trabajador ni suponer una minoración en la cuantía íntegra del SMI.

¿Por qué Arval?

Confía en nosotros

La garantía de una multinacional líder con más de 30 años de experiencia

Flexible y adaptado a ti 

Nuestro equipo experto te ayudará a conseguir la solución para ti

Profesionales siempre a tu lado

Estamos a tu disposición siempre que lo necesites, a un clic o por teléfono

Haz tu vida más fácil con total tranquilidad

Solo tienes que centrarte en conducir, nosotros cuidamos del coche y cualquier gestión que necesites